A Equipe de Implementação da Região América Sul se reuniu entre os dias 20 e 23 de março em Montevidéu com os conselhos provinciais de 5 Unidades Administrativas da região. Composta por Irmãos e Leigos das 5 Províncias, a equipe apresentou aos conselhos diversos projetos para serem avaliados, modificados e aprovados.

Os Conselhos das Províncias Brasil Centro-Norte, Brasil Centro-Sul, Brasil Sul-Amazônia, Cruz del Sur e Santa Maria de los Andes refletiram sobre os passos dados durante os últimos 12 meses e os que serão dados no futuro. Participaram também do encontro a UMBRASIL, convidados da Região Arco Norte e os Irmãos Mark Omede e Carlos Alberto Rojas, diretores do Secretariado da Missão e Luca Olivari, assessor do Projeto Novos Modelos.

Durante o encontro, os participantes refletiram sobre projetos relacionados à visão da Região, linhas de princípios e modelos operativos, assim como sobre a animação vocacional, a rede de escolas, plano de comunicação, identificação de espertos, rede de ecônomos e o noviciado regional em Cochabamba, Bolívia. Os participantes estabeleceram os passos de futuro para a Região, em linha com o Projeto de Novos modelos de animação, governança e gestão. A próxima assembleia acontecerá em julho, em Porto Alegre, Brasil.

Confira abaixo as palavras do Ir. Alberto Aparicio, Provincial da Província Cruz del Sur:

PALABRAS DEL CARDENAL DANIEL STURLA, ARZOBISPO DE MONTEVIDEO,
CON MOTIVO DEL ENCUENTRO DE LOS CONSEJOS PROVINCIALES DE AMÉRICA DEL SUR

Hermano Alberto Aparicio, Provincial de la Provincia Cruz del Sur
Miembros de los Consejos Provinciales de América Sur
Queridos Maristas:

Recibí con gran alegría la invitación a participar de la Eucaristía, que realizarán en esta Arquidiócesis de Montevideo con motive del Encuentro de los Consejos Provinciales de América del Sur y nada menos que en el marco de la celebración de los 200 años de presencia del Carisma Marista, fundado por San Marcelino Champagnat. Estoy en conocimiento que en este encuentro aprobarán proyectos referentes al “nuevo comienzo” del caminar marista en nuestra América. Desde ya los bendigo y aliento a continuar esta hermosa tarea de “Contribuir a que las nuevas generaciones descubran el rostro de Dios y tengan vida en abundancia. Siguiendo las huellas de Champagnat, también nosotros debemos responder al grito de los Montagne de hoy. No podemos ver a un niño sin amarle y decirle cuánto le ama Dios” EMM 42.

Me es oportuna también esta ocasión para resaltar la importancia de los Maristas en el mundo entero. En mi Encuentro con vuestro Superior General el Hermano Emili Turú en el marco de la reunión de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica el pasado 28 de enero en Roma, pudimos compartir puntos de vista sobre este bicentenario de la Fundación de la Institución. Resalto el servicio que los Maristas brindan en el mundo entero, especialmente en zonas de alta conflictividad como Alepo y regiones de África, pero también la relevante presencia en nuestra América Latina.

En fin, cómo no tener presente la entrega de los Maristas en nuestra Patria, con más de 80 años de testimonio desde el Colegio Santa María y el Zorrilla, en Montevideo, los colegios San Luis de Durazno y de Pando (con su Comunidad de Hermanos), la Comunidad inserta de Tacuarembó y el Hogar Marista.

Así como tantos servicios misioneros como por ejemplo el apoyo al naciente Liceo de la Barra, Santa María de la Guardia de nuestra Iglesia Montevideana y el vínculo mantenido con el Colegio Larrañaga de Rocha o los servicios destinados a la Asociación Uruguaya de Educación Católica y al Equipo Arquidiocesano de Colegios.

También en el ámbito del compromiso social prestaron en generoso servicio de acogida y contención al grupo de los primeros 42 refugiados sirios que vivieron durante dos meses en la Casa San José – Marista, donde recibieron clases de español, capacitación laboral para adultos y se buscaron que se adapten a la cultura y leyes del país. En un lindo ejemplo de interreligiosidad que tanto nos moviliza.

Me uno a sus intenciones en la Eucaristía y pido para ustedes de parte del Señor una abundante bendición.

Un abrazo fraterno,

+ Cardenal Daniel Sturla sdb Arzobispo de Montevideo